Después de una experiencia utilizando la impresión 3D para cambiar la vida de un compañero que había nacido sin una mano, un equipo de estudiantes de UNITEC Honduras y su profesora crearon Guala*, una ONG que construye prótesis de bajo costo con impresoras 3D para personas que no pueden pagar una prótesis tradicional. 

Ricardo Borjas, estudiante de ingeniería biomédica de UNITEC Honduras, siempre supo que quería hacer una diferencia. En su niñez y adolescencia participó como voluntario de diferentes causas pero siempre sintió que quería hacer algo más. Motivado por uno de sus profesores, Ricardo escribió un trabajo de investigación sobre el potencial de la impresión 3D para construir prótesis. El documento, que más tarde se publicó en una reconocida revista internacional de ingeniería, finalmente sentaría las bases para la creación de Guala.

A casi cinco mil kilómetros de Honduras, Melvin Cruz realizaba una pasantía en los Estados Unidos aprendiendo sobre la tecnología de impresión 3D cuando se encontró con el trabajo de investigación de Ricardo. Melvin soñaba con construir prótesis para su amigo Marco Mejía, un compañero de estudios nacido sin una mano debido a un defecto genético. Melvin buscó información sobre la impresión 3D en Honduras y la única fuente que pudo encontrar fue la investigación de Ricardo. Melvin le propuso el proyecto a Ricardo que estaba encantado de participar y pronto se unieron Elena Aguilera y Miguel Rivera, también estudiantes de Ingeniería Biomédica en UNITEC y la docente del programa Alicia Sierra.  

“Cuando le entregamos a Marco su nueva mano en julio de 2016, estábamos muy emocionados de verlo manipular objetos con ambas manos de forma muy natural”, recuerda Ricardo. “Al ver la diferencia que esta prótesis de bajo costo había hecho en su vida, parecía injusto y egoísta no hacer lo mismo para más personas. Fue entonces cuando decidimos convertirnos en una ONG”. 

Hoy en día, Guala trabaja con diferentes organizaciones locales e internacionales para construir y donar prótesis, y al mismo tiempo crear conciencia sobre todas las posibilidades de la impresión 3D. En dos años, el equipo ha construido 24 prótesis de extremidades para personas que de otra manera no podrían costearlas. Entre los logros destacados de Guala está el desarrollo de un laboratorio de innovación para construir prótesis para migrantes retornados que sufrieron accidentes en su viaje a los Estados Unidos, un proyecto financiado por las Naciones Unidas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Cámara de Comercio de Tegucigalpa. 

“Amo Guala porque combina mis dos pasiones: la ingeniería biomédica y ayudar a los demás”, dice Elena Aguilera. “Mi mayor motivación es ser los pioneros; ser los innovadores que cambian radicalmente la forma en que se hacen las cosas en Honduras. Las necesidades son grandes, pero igual de grande es el talento que tenemos”. 

La visión del equipo es convertirse en una organización sostenible que no solo imprima prótesis, sino que también haga contribuciones sustanciales y escalables a la sociedad y al medio ambiente mediante la promoción e implementación de soluciones de tecnología 3D en escuelas, universidades y hospitales. 

* Guala significa “mano” en la lengua hondureña indígena Lenca.